10 curiosidades sobre las islas griegas, por @Despegar_PE

Cuando pensamos en viajar a Grecia, son las islas griegas las que se nos vienen a la mente con nombres como Mykonos, Santorini, Creta, Rodas, Corfú, Paxos, Paros y Patmos.

Pero en realidad, son más de 2.000 islas las que conforman este conjunto. Sólo 200 están habitadas y cada una de éstas tiene su mitología, arquitectura, personalidad bien marcada, y algunas curiosidades que te mostramos.

null

1.¿Por qué las casas son de color blanco y de forma redondeada?

En verano las temperaturas pueden llegar a ser muy elevadas, por lo que se pintan de blanco para que su interior se mantenga más fresco. Por otro lado, la mayoría tienen una forma redondeada, para poder soportar mejor los vientos del mediterráneo. Otra característica es que todas tiene un patio interno. Esto fue pensado para el abastecimiento de agua, para poder almacenarla y así poder pasar las épocas de sequía.

2. Petros, el pelícano de Míkonos

Los molinos de viento, las casas blancas de Chora, las paradisíacas playas de aguas azul profundo y el precioso barrio Pequeña Venecia son los principales atractivos de Míkonos, que la hacen una de las islas más bellas y más visitadas de toda Grecia. Pero el verdadero protagonista, considerado también una leyenda y hasta el símbolo de la isla, es el pelícano Petros.

La historia de este animal ya forma parte casi de un enigma griego y varios misterios se tejen alrededor de su origen, vida y muerte. Lo más seguro es que Petros llegó a la isla en 1954, a causa de una tormenta. Para sorpresa de todos, abandonó los hábitos migratorios propios de esta especie y vivió en Míkonos durante más de 30 años, en los cuales se ganó el cariño de todos los habitantes y turistas. Su muerte fue muy sentida y sobre la misma también se tejen muchos interrogantes. Entre las historias, se dice que enfermó de neumonía, que quisieron estrangularlo y hasta que lo robaron los habitantes de las isla de Tinos por envidia. Lo cierto es que su muerte fue tan sentida que decidieron sustituirlo por otro pelícano, Petro II, que aún hoy habita en la isla.

3. Santorini, la isla construida en el hueco de un volcán

Se puede decir que Santorini es una maravilla de la naturaleza, ya que en esencia es lo que queda después de una enorme explosión volcánica, que hizo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocó la creación de la actual caldera geológica. Hoy su forma geográfica es la de una media luna, con una gigantesca laguna central (de aproximadamente 7 km de ancho y 12 km de longitud) que se encuentra rodeada por altos acantilados y circundada por playas de arena negra.

Esta espectacular belleza, sumada a su animada vida nocturna, hacen de Santorini uno de los principales destinos turísticos de Grecia y de toda Europa.

4. Naxos, la isla de Zeus

Además de ser la isla más grande del grupo de las Cícladas, se cree que allí fue el lugar donde Zeus nació y creció. Cuenta el mito que el padre de todos los dioses nació en las cuevas de Zas, sobre el monte que lleva el mismo nombre. No es casualidad que este monte, con más de 1000 metros de altura, sea el más alto de las Cícladas y la cueva también sea la de mayor proporción de toda la isla, debido a que toda la mitología relacionada con Zeus se caracteriza por las inmensas proporciones. Los habitantes de Naxos solían rendirle culto en el pasado y hasta llegaron a construir un templo en su honor, en la cima del monte. Para los que se animen a escalar hasta la cumbre del Zas, podrán disfrutar de fantásticas vistas, de antiguas inscripciones en rocas y de toda la magia del lugar donde nació el dios fundador de la mitología griega.

null

5. Creta, la cuna de la civilización europea

Se cree que la historia de esta isla es más vieja aún que la del propio continente y, aún hoy, sigue constituyendo uno de los mayores misterios de toda Europa. Su historia está descrita por Homero, Platón y Aristóteles y varios mitos y leyendas rondan en torno a ella. Uno de ellos identifica a Creta con la legendaria ciudad de Atlantis, la enorme isla que se hundió en el océano, hace más de 10.000 años, descrita por Platón. Pero hasta el día de hoy esto continúa siendo un misterio. Otro de los importantes mitos que rodean a la isla es la del laberinto que mandó a construir el rey Minos, donde encerró al famoso minotauro, la figura mitológica mitad toro, mitad humano. A principios del siglo 20, se realizaron excavaciones que sacaron a la luz la existencia del Palacio de Knossos, cuya extraña y sinuosa arquitectura parece haber sido la base real sobre el que se tejiera la leyenda del laberinto…

6. Pulpos al sol

Además de los pintorescos pueblos y calas, otra de las imágenes comunes de las islas griegas es la de los pulpos colgados al sol. Esto se debe a que el agua del Mar Mediterráneo es muy salada, razón por la que los pulpos guardan mucha sal en su piel. Es muy común ver que, cuando los pescadores los sacan del agua y los descargan de las redes en el puerto, tienen la costumbre de golpearlos varias veces para que se le afloje la carne. Luego, se los cuelga al sol para que el agua de mar se evapore lentamente. De esta manera, cuando se pide pulpo en alguna taberna o restaurante típico, se puede sentir un suave sabor marino.

7. Zacinto y su barco encallado

En la isla de Zante o Zacinto, perteneciente al grupo de las islas Jónicas, se encuentra la playa Navagio. Esta solitaria cala, rodeada de altos acantilados, aguas cristalinas y arena blanca tiene la particularidad, además, de poseer un gran barco encallado.

Lo que queda del Panagiotis, un buque construido en 1937 por astilleros escoceses, se encuentra en la bahía hace ya 35 años, cuando tras una fuerte tormenta quedó varado para siempre allí. Según cuentan, el 1 de octubre de 1980 la marina griega comenzó a perseguirlo y debido al miedo a ser atrapados y el temporal, el navío volcó y sus pasajeros escaparon antes de que llegara la guardia costera. Se cree que era utilizado por la mafia italiana para transportar whisky y tabaco de contrabando desde Turquía, y hoy es la máxima atracción en esta playa de ensueño, a la que acuden miles de turistas para deleitarse con la imagen, tomar fotografías y bañarse en estas aguas.

8. Rodas, la hija del sol

La más grande de las islas del Dodecaneso posee, además de soleadas playas y hermosos pueblos para visitar, un gran legado de mitos y leyendas que perdura en todos los rincones de la isla. Según la leyenda, cuando Zeus repartió las islas entre los dioses se olvidó de Helio, el dios del sol. En vez de enfadarse Helios exclamó que en ese preciso instante una nueva isla emergería y que sería suya. En esas tierras, el dios del sol engendró siete hijos y una hija, con la ninfa Rodo, de quien tomó el nombre la isla. Por este motivo, los habitantes de Rodas se consideran hijos del sol y no es casualidad que la isla cuente con más de 300 días de sol al año.

9. Itaca, la isla de Ulises

Si bien esta isla no es de las más turísticas de Grecia, el que llegue hasta aquí debe saber que está llevando a cabo un viaje mítico por uno de los templos de la literatura. Esto se debe a que Itaca es la patria de Ulises, en el maravilloso libro “La odisea” de Homero. Fue en estas tierras donde nació, alzó su palacio, murieron sus padres, nació su hijo Telémaco, partió rumbo a Troya y regresó tras 20 años de combates en busca de Penélope, su esposa.

10. Hydra, la isla de los burros

La isla de Hydra, localizada en el Golfo Sarónico en el Mar Egeo, suele ser la más elegida por los bohemios, intelectuales y artistas debido a la ausencia total de vehículos a motor. El transporte todavía se realiza a burro. Excepto los camiones de basura, ningún vehículo está permitido en la isla, por lo que el transporte público se ve reducido a taxis acuáticos y a los burros, que se terminaron convirtiendo en los verdaderos protagonistas de estas tierras.


(Fuente: vuelos y hoteles con Despegar.com)



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*